Junta califica de "inviable ambientalmente" el plan parcial del PGOU de San Roque (Cádiz) sobre la finca Guadalquitón

SAN ROQUE (CÁDIZ), 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Delegación de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta en Cádiz se ha pronunciado sobre la Declaración Ambiental

Estratégica del Plan Parcial del Sector 01 que afecta a la zona de Guadalquitón dentro del PGOU de San Roque, considerando que es medioambientalmente "inviable".

En la Declaración Ambiental Estratégica, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Junta señala que al ser considerado un ecosistema singular que sirve de soporte a especies endémicas y amenazadas y destaca por su alto valor paisajístico y forestal, se concluye que la finca Guadalquitón debería ser protegida por el planeamiento urbanístico como suelo no urbanizable de especial protección por legislación específica, a fin de que quede así garantizada la salvaguarda de sus excepcionales valores naturales.

Además, añade que el desarrollo de las actuaciones previstas en el Plan Parcial GL-001 Guadalquitón "tendría importantes efectos negativos sobre la conservación de sus valores naturales ampliamente reconocidos en la planificación territorial y que han propiciado su inclusión dentro del Parque Natural Los Alcornocales, resultando un inadmisible impacto ambiental imposible de minimizar y corregir".

Asimismo, en la Declaración Ambiental recuerda que en la zona habitan 21 especies de mamíferos, 102 de aves, once de reptiles, cuatro de anfibios y la posible presencia de al menos siete invertebrados amenazados, así como, entre otras cuestiones, existen 14 taxones vegetales con algún grado de amenaza reconocido, de los cuales cinco se encuentran protegidos por normativa regional o nacional.

Cabe recordar que Verdemar-Ecologistas en Acción --una de las asociaciones que presentó alegaciones contra este Plan Parcial-- ya advertía de que vulneraba las determinaciones de la planificación territorial vigente", porque "contradice" las normas de aplicación directa del Plan de Ordenación del Territorio del Campo de Gibraltar y del Plan de Protección del Litoral de Andalucía que, respectivamente, "prohíben la construcción de viviendas y hoteles en la finca", que era una de las cuestiones proyectadas para esta finca situada junto a Sotogrande.