Vino de Montilla Moriles

Vino de Montilla Moriles (52)

El proyecto Diverfarming obtiene 7 litros de aceite esencial por hectárea a partir de los tomillos de invierno, fruto de la diversificación de almendros de secano en Murcia

El aceite esencial de tomillos de invierno (Thymus hyemalis) se convierte en uno de los primeros resultados del proyecto europeo Diverfarming, financiado a través del programa H2020 de la Comisión Europea, para la experimentación e implantación de técnicas de diversificación de cultivo y manejos sostenibles

La diversificación con tomillos de invierno  en secano de una  finca experimental (Los Escuderos,  Murcia) dedicada  al monocultivo del almendro (Prunus dulcis)  pretende obtener rentabilidad económica con la doble cosecha de almendros y tomillo y, además, tratar de recuperar la salud del suelo en un terreno muy erosionado y con poca materia orgánica en suelo.

De la primera cosecha a partir de tomillos plantados entre los almendros de secano, recolectada en marzo de este año, se obtiene un contenido medio de aceite de 0,62%, esto corresponde a los mililitros de aceite que se extraen a partir de 100 gramos de material fresco. Por tanto, de la cosecha de esta finca, se extraen en torno a 7 litros de aceite esencial por hectárea. Pese a que estas plantas no se suelen cultivar, entre otros motivos porque no son los tomillos más productivos, y su recolección suele ser silvestre, sin embargo, diversos estudios experimentales de monocultivos en secano y regadío con la misma especie apuntan a rendimientos y producciones ciertamente mayores. Con otra especie de tomillo, y diversificando almendros, un estudio experimental arroja resultados similares a los aquí mostrados. Debido a la temprana floración del tomillo de invierno le permite a esta esencia adelantarse en el mercado frente a la de otros tomillos y aromáticas, lo que genera cierto interés económico.

Esta planta (Thymus hyemalis) es endémica de Alicante, Murcia y Almería, y crece espontáneamente en las manchas de vegetación natural que existen en la zona de estudio. La floración simultánea de almendros y tomillos de invierno han atraído a la finca polinizadores, dando como resultado una explosión de colores y olores y una buena cosecha.

El objetivo de la plantación de estos tomillos es múltiple, pudiendo resultar potencialmente en un co-beneficio tanto para el agricultor, con escasos ingresos en secano, como medioambiental considerando la protección que ejercen en el suelo frente a la erosión, la mejora que introducen en la calidad del suelo y su efecto positivo en los polinizadores. Dado el amplio marco de plantación que suelen tener los almendros en secano, la presencia de una cubierta vegetal evita que las calles entre almendros estén completamente desnudas y expuestas a la erosión con la consiguiente pérdida de fertilidad del suelo. Además, estos tomillos de invierno pueden vivir en suelos muy empobrecidos en materia orgánica y aguantar ciclos de extrema sequía e inundaciones severas.

Esta es una de las dos diversificaciones que el proyecto Diverfarming estudia en esta zona experimental junto con la tápena (Capparis spinosa). En un paisaje con mayor biodiversidad, se trata de evaluar los beneficios ambientales de la diversificación de cultivos, como la mejora de la calidad de suelo y su protección frente a la erosión, a la vez que se tiene en cuenta su efecto sobre la producción del almendro. Esta investigación la supervisa directamente el grupo de Conservación de Suelos y Agua del CEBAS (CSIC).

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de “Seguridad Alimentaria, Agricultura y Silvicultura Sostenibles, Investigación Marina, Marítima y de Aguas Interiores y Bioeconomía” que coordina la Universidad Politécnica de Cartagena, y participan la Universidades de Córdoba (España), Tuscia (Italia), Exeter y Portsmouth (Reino Unido), Wageningen (Países Bajos), Trier (Alemania), Pècs (Hungría) y ETH Zúrich (Suiza), los Centros de Investigación Consiglio per la Ricerca in Agricoltura e l'Analisi dell'Economia Agraria (Italia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España) y el Instituto de Recursos Naturales LUKE (Finlandia), la Organización Agraria ASAJA y las Empresas Casalasco y Barilla (Italia), Arento, LogísticaDFM e Industrias David (España), Nieuw Bromo Van Tilburg y Ekoboerdeij de Lingehof (Países Bajos), Weingut Dr. Frey (Alemania), Nedel-Market KFT y Gere (Hungría) y Paavolan Kotijuustola y Polven Juustola (Finlandia).

La agricultura de regadío no solo exige una gran demanda de agua sino también un importante consumo energético que, además de afectar al medio ambiente, supone una importante carga económica para el sector agrícola.  Según un estudio en el que participa el equipo de investigación de Hidráulica y Riegos de la Universidad de Córdoba y el Trinity College de Dublín, la recuperación de energía en las redes de distribución de agua de riego podría suponer un ahorro energético anual del 12,8%.

Estos han sido los datos obtenidos a partir de un modelo de predicción que ha analizado el potencial que podría tener en las provincias de Córdoba y Sevilla esta tecnología incipiente, un sistema que obtiene energía gracias a los excesos de presión en las redes de distribución de agua y que emplea bombas como turbinas para generar electricidad.

El equipo ha realizado 177 observaciones en 18 redes de riego y ha estudiado distintas variables como la configuración hidráulica del sistema de distribución, la superficie de tierra regada, requerimientos de agua de los cultivos, la lluvia o la pendiente topográfica. A partir de ahí, y mediante técnicas de inteligencia artificial, el trabajo, que es parte de los resultados de investigación de la tesis doctoral del investigador Miguel Crespo y está codirigido por los Profesores Juan Antonio Rodríguez y Jorge García, ha podido extrapolar los resultados a más de 164.000 hectáreas de superficie regada.

Según los datos obtenidos, el empleo de la energía recuperada durante la campaña de 2018 habría supuesto un ahorro en estas provincias de 21,05 de GWh (Gigavatio-hora), lo que equivale a un 12,8% de la energía consumida por estas instalaciones de riego en la campaña de estudio. Este tipo de tecnología, por lo tanto, podría suponer un alivio importante para los bolsillos de las comunidades de regantes ya que, según los datos que maneja el equipo de investigación, el coste energético supone por término medio el 40 % del coste total del agua.

Además del ahorro energético, este sistema podría suponer una ventaja competitiva al reducir la huella de carbono en los productos agrícolas, algo cada vez más valorado en los mercados. Aun así, según señala el investigador Juan Antonio Rodríguez, la mayor ventaja de esta tecnología es que “podría obtenerse energía para el riego en lugares en los que no llega la red eléctrica”, y en los que suelen usarse generadores diésel como suministro energético.

No obstante, este nuevo sistema de riego, cuya amortización por ahorro energético podría oscilar entre los 5 y 6 años -bastante menor que para las turbinas tradicionales-, presenta ciertas desventajas: Las bombas que funcionan como turbinas y que aprovechan los excesos de presión del agua para generar energía, conocidas comúnmente como PATs por sus siglas en inglés (Pump as Turbine) “son eficientes en un rango de caudales bastante estrecho, por lo que las oscilaciones típicas de las redes de riego podrían bajar su rendimiento”, aunque “esto se puede resolver mediante elementos de regulación hidráulica que hagan trabajar a la PAT cerca de su punto de funcionamiento óptimo”, explica el profesor Juan Antonio Rodríguez.

Con el objetivo de sacar el máximo partido a este sistema, el grupo de investigación continúa trabajando en esta línea en el marco del proyecto internacional Redawn (Reducing the energy dependency in Atlantic water networks, www.redawn.eu), una iniciativa sobre eficiencia energética y aprovechamiento del agua que tiene como objetivo fomentar la adopción de esta tecnología de recuperación de energía hidroeléctrica en redes de distribución de agua en la zona atlántica. El proyecto, que forma parte del programa ‘Interreg Atlantic Area’, contempla la instalación de una planta piloto en redes de distribución de agua para industria en Portugal, otra para el suministro urbano en Francia y otra para redes de riego que se ha instalado en una Comunidad de Regantes en Palma del Río (Córdoba), que entró en funcionamiento en Abril de 2019 y ha permitido eliminar un generador diésel de forma permanente.

Referencias:

Miguel Crespo Chacón, Juan Antonio Rodríguez Díaz, Jorge García Morillo, Aonghus McNabola. Estimating regional potential for micro-hydropower energy recovery in irrigation networks on a large geographical scale. Renewable Energy Volume 155, August 2020, Pages 396-406. https://doi.org/10.1016/j.renene.2020.03.143

Un estudio de la UCO analiza los mecanismos de gobernanza en los canales cortos de comercialización territoriales de alimentos en Córdoba y Bogotá

En las últimas décadas han surgido movimientos alternativos de distribución de alimentos que se basan en una mayor implicación de la sociedad civil en la coordinación y toma de decisiones en relación con su alimentación. Estos canales cortos de comercialización de alimentos se traducen en mercados de productores, supermercados cooperativos o grupos de consumo en los que un colectivo de personas se organiza junto con personas productoras para abastecerse de productos necesarios.

A pesar de que estos sistemas suelen estar atravesados por elementos comunes como la búsqueda de soberanía alimentaria, la apuesta por productores cercanos y productos de cercanía o la valoración de buenas prácticas agrícolas, el componente territorial moldea las características específicas de cada canal dependiendo de la ciudad o pueblo en el que éste nazca.

En esta línea, un estudio liderado por la investigadora de la Universidad de Córdoba Liliana Reina Usuga, y en el que también participan el profesor. Tomás de Haro de la ETSIAM y el investigador Carlos Parra-López del IFAPA Granada; analiza los procesos de gobernanza, es decir, los mecanismos de coordinación de los actores involucrados, de los canales cortos de comercialización territoriales en Córdoba y Bogotá, dos ciudades en las que existen los mismos canales, pero sus funcionamientos son diferentes atendiendo a las características de cada ciudad. Las diferentes densidades de población o las distancias en ambas ciudades determinan la forma de organización de los colectivos que participan en estos canales de comercialización.

En busca de los procesos de gobernanza, primero identificaron los discursos sociales, la teoría sobre la que se construyen esas iniciativas. A través del método Q, que es una metodología que surgió en la psicología y es usada en la identificación de discursos sociales, trabajaron con diferentes actores implicados: productores, ONG, universidades y administración pública. El activismo alimentario, la cooperación al desarrollo, la visión de estos canales como un nicho de mercado, la autogestión local y la conciencia social y ecológica fueron los 5 discursos compartidos por los actores de estos mercados a ambos lados del océano atlántico, aunque unos discursos eran más fuertes que otros dependiendo de la ciudad. Mientras que en Córdoba era más fuerte el discurso del activismo alimentario, es decir, quienes están en este tipo de movimientos son personas comprometidas con el medioambiente y la justicia social, motivadas por un compromiso; en Bogotá había una inclinación superior hacia la cooperación al desarrollo, debido a que muchos de estos canales allí han sido fomentados por ONG y cooperantes.

Una vez identificados los discursos, se analizan los mecanismos de coordinación como la toma de decisiones (en asamblea o por consenso) la fijación de precios de los alimentos o la forma de resolución de conflictos entre los colectivos. Según estos mecanismos, se configura una gobernanza en red, en la que participan distintos actores de manera horizontal con baja centralización del poder; y una gobernanza reflexiva, ya que estos movimientos crean espacios de diálogo y acción colectiva para cuestionar el estado de la alimentación y plantear alternativas.

Con el fomento de la gobernanza reflexiva y en red en la que se involucra tanto la sociedad civil como el resto de actores de la cadena, se camina hacia sistemas alimentarios más sostenibles y democráticos, superando el concepto de seguridad alimentaria (tener acceso y disponibilidad de los alimentos) pasando a la democracia alimentaría (participación activa en las decisiones sobre qué alimentos producir y cómo hacerlo).

Un papel más fuerte de la población civil a la hora de tomar decisiones sobre su alimentación y la apuesta por canales de cercanía disminuye la vulnerabilidad de la población ante crisis del sistema alimentario.

Reina-Usuga, L., de Haro-Giménez, T., Parra–López, C. (2020) Food governance in Territorial Short Food Supply Chains: Different narratives and strategies from Colombia and Spain. Journal of Rural Studies. Vol. 75. Pp 237-247 ISSN 0743-0167, DOI:10.1016/j.jrurstud.2020.02.005

El comité científico del proyecto confirma el control de los casos de estudio y agradece oficialmente el trabajo del campo europeo en plena crisis del COVID-19

La comunidad agrícola europea está demostrando su fortaleza en uno de los momentos más críticos a los que se ha enfrentado la UE desde su fundación. Por eso, el comité científico del proyecto Diverfarming, reunido hoy virtualmente, ha querido trasladar de manera oficial su agradecimiento a las personas que desde el sector agrícola mantienen una actividad fundamental para la supervivencia de la economía comunitaria.
El sector agrícola europeo está manteniendo además su compromiso con la sostenibilidad y el futuro ambiental del planeta al asegurar la continuidad de los ensayos de la agricultura del futuro, basada en la diversificación de cultivos y en las prácticas de manejo sostenibles, también siguen funcionando.

En esta línea, según ha confirmado hoy el comité científico del proyecto, los 25 casos de estudio del proyecto siguen trabajando con la comunidad agrícola en la supervisión de los terrenos experimentales en los que se analizan las mejores combinaciones de cultivos para que, al final del proyecto, esté disponible todo el conocimiento necesario para que las comunidades agrícolas puedan implantar estas diversificaciones en sus terrenos, ganando en beneficios económicos y en sostenibilidad medioambiental.

En materia de organización de trabajo, la coordinación de cada uno de los paquetes de trabajo del proyecto se ha reunido vía telemática para actualizar el estado de la cuestión y trazar las líneas de actuación de los próximos meses. Dénes Lóczy y Jozsef Dezso de la Universidad de Pécs (Hungría), Raúl Zornoza de la Universidad Politécnica de Cartagena, Elena Lázaro de la Universidad de Córdoba, Heikki Lehtonen del centro de investigación finlandés Luke, Roberta Farina del centro italiano de investigación CREA, Jorge Álvaro del CSIC, Barbara Pancino de la Universidad de Tuscia (Italia), Valentina Materia de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) y Sören Thiele-Bruhn de la Universidad de Trier (Alemania) han mantenido una reunión de coordinación en la que han demostrado cómo la colaboración científica europea sigue funcionando y es más necesaria que nunca.

Se demuestra así, una vez más el carácter vertebrador de este tipo de proyectos promovidos por la Comisión Europea que buscan, en este caso, fomentar la sostenibilidad del sector agrícola y preservar el medioambiente del conjunto de la Unión Europea, que se fortalece con este tipo de sinergias.

Siguiendo las recomendaciones actuales de distanciamiento social, sí que se posponen los encuentros con agricultores y agricultoras que trabajan en la creación de las ‘Comunidades de agricultores Diverfarming’, lo que supondrá un retraso en la obtención de algunos resultados del ámbito social del proyecto hasta que la situación se restablezca.

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de “Seguridad alimentaria, agricultura y silvicultura sostenibles, investigación marina, marítima y de aguas interiores y bioeconomía” en el que participan las Universidades Politécnica de Cartagena y Córdoba (España), Tuscia (Italia), Exeter y Portsmouth (Reino Unido), Wageningen (Países Bajos), Trier (Alemania), Pècs (Hungría) y ETH Zúrich (Suiza), los centros de investigación Consiglio per la ricerca in agricoltura e l'analisi dell'economia agraria (Italia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España) y el Instituto de Recursos Naturales LUKE (Finlandia), la organización agraria ASAJA y las empresas Casalasco y Barilla (Italia), Arento, LogísticaDFM e Industrias David (España), Nieuw Bromo Van Tilburg y Ekoboerdeij de Lingehof (Países Bajos), Weingut Dr. Frey (Alemania), Nedel-Market KFT y Gere (Hungría) y Paavolan Kotijuustola y Polven Juustola (Finlandia).

Será en el acto de inauguración de la IV Edición de la Cata del Vino de Cabra cuando se homenajeará a la Ruta del Vino Montilla Moriles por su labor en la difusión de los valores del marco Montilla-Moriles.

 

El próximo 7 y 8 marzo se celebrará en la localidad de Cabra la IV edición de la Cata del Vino Montilla Moriles acompañada de un programa de actividades y actuaciones musicales. A las 12:00h del sábado 07 marzo comenzará el acto inaugural donde se realizará el homenaje a la Ruta del Vino Montilla Moriles por su trayectoria y su labor en promocionar el turismo del vino enmarcado en un conjunto de recursos territoriales, naturales y culturales. Un ejemplo de ello es el Bus Ruta del Vino Montilla Moriles que volverá a funcionar este domingo 08 marzo para aquellos que estén interesados en disfrutar de la Cata y de una visita guiada de la localidad de Cabra (Museo de la Pasión, Museo arqueológico, Barrio de la Villa, Castillo de los Condes de Cabra, ...). El Bus saldrá con dirección a Cabra a las 9:00h desde la Estación de Autobuses de Montilla y a las 9:30h desde el Bar Avenida en Aguilar de la Frontera, siendo las 18:00h la hora prevista del regreso una vez se realice el cierre de la Cata.

Como adelanto del evento y como representación de los vinos que se podrán degustar durante el fin de semana, se realizará el viernes 6 marzo una cata dirigida en el Círculo de la Amistad de cabra en colaboración con el Consejo Regulador Montilla-Moriles.

El proyecto SUWANU tratará de mejorar la gestión y el uso de aguas regeneradas para fines agrícolas

La depuración de aguas para su posterior reutilización es un elemento esencial del ciclo natural del agua y una de las grandes estrategias para luchar contra la escasez de este bien fundamental para la vida en la Tierra. Según Naciones Unidas, la carencia de este recurso afectará a siete mil millones de personas en 2050, año para el que, precisamente, la demanda habrá crecido un 30%.

Debido a la producción creciente de alimentos y a la escasez de precipitaciones, las aguas residuales ya no se ven como un desecho que hay que eliminar, sino como un recurso. Las aguas regeneradas pueden reutilizarse para diferentes fines como la agricultura, evitando así la presión que ésta ejerce sobre las fuentes de agua dulce debido, fundamentalmente, a los sistemas de riesgo.

Mejorar las estrategias de reutilización de aguas regeneradas en agricultura es el objetivo principal del proyecto Suwanu Europe, un proyecto que ha comenzado recientemente su andadura y en el que participa la Universidad de Córdoba a través del Departamento Economía, Sociología y Política Agraria.

“El objetivo es conseguir un modelo de gobernanza para mejorar la gestión y el uso de estas aguas”, señala el Catedrático de Economía Agraria y responsable del proyecto en la UCO, Julio Berbel. Las aguas regeneradas pueden usarse de manera segura para la producción agrícola, pero hacerlo requiere una gestión de los riesgos sanitarios, un tratamiento adecuado y una intervención de las autoridades bien orientada.

En este sentido, el proyecto de investigación realizará una guía para facilitar la toma de decisiones y tratará de tejer una red de transferencia efectiva de conocimientos. Para ello, se analizarán casos de éxito como el de Israel o Chipre, países en los que prácticamente se reutiliza la totalidad del agua, y se analizarán ocho regiones de Europa para cuantificar cuánta agua se está reutilizando y cómo se lleva a cabo. Se trata, explica Berbel, de analizar todos los factores que intervienen y “detectar las barreras administrativas, sociales o económicas” que puedan influir en el proceso de reutilización de aguas regeneradas para fines agrícolas.

España es una de las potencias europeas en cuanto a volumen de reutilización de aguas, pero, según algunos informes, aún podría triplicar esta cantidad en algunas zonas. No obstante, el Parlamento Europeo ha aprobado recientemente una directiva que endurece las condiciones para el uso se aguas regeneradas en agricultura e incluye más restricciones en aspectos relacionados con el contenido microbiano.

“Tenemos que dar garantías a la población de que los alimentos que se han regado con aguas regeneradas que han sido depuradas no están contaminados”, explica Berbel. Este tipo de aguas contienen contaminantes orgánicos de materias fecales y algunos contaminantes químicos derivados de productos cosméticos. “Aunque el 99% es eliminado por las depuradoras, tenemos que garantizar que en ningún caso llegue al cultivo, ya que conllevaría un riesgo para la salud y unas pérdidas económicas millonarias”.

La reutilización del agua en condiciones de seguridad es fundamental para mitigar su escasez y supone el paradigma del concepto de economía circular impulsado por la Unión Europea basado en dar una nueva vida a lo usado (re)convirtiéndolo en una fuente de recurso. Por lo tanto, mejorar las estrategias para la gestión de este bien se antoja fundamental para librar la batalla contra la falta de agua, un problema que pone en jaque la propia sostenibilidad del planeta y de los seres vivos que lo habitan.

Tras tres años de trabajo, el proyecto WeinApp liderado por la UCO, crea un glosario de términos vitivinícolas que recoge las traducciones del léxico en inglés, francés y alemán

El universo vitivinícola impregna diferentes ámbitos de la sociedad cordobesa, desde el tejido socioeconómico hasta el acervo cultural pasando por el lenguaje y las relaciones sociales. La necesidad de contar las características y la idiosincrasia propia de los vinos cordobeses en particular y los andaluces en general en diferentes idiomas es lo que determina la existencia del proyecto WeinApp, un proyecto que entronca directamente con el territorio.

Que el sector cuente con un vocabulario mínimo para contar los caldos de origen en el extranjero es uno de los objetivos que motiva al proyecto WeinApp que, liderado por la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidad de Cádiz, ha desarrollado una base terminológica relacionada con el sector teniendo en cuenta áreas como el cultivo de la vid, los procedimientos técnicos de creación de los diferentes vinos, el embotellado o la comercialización en sí.

Tras tres años, el equipo liderado por las investigadoras principales Carmen Balbuena Torezano y Manuela Álvarez Jurado, ambas profesoras de la Facultad de Letras de la Universidad de Córdoba, han determinado siete dominios (ámbitos terminológicos) fundamentales para el lenguaje del vino, compuestos, a su vez, por una gran rango de subdominios. Por ejemplo, dentro del dominio del cultivo de la vid se encuentran subdominios como el ciclo vegetativo o las enfermedades de la planta, además de la labranza, prácticas de manejo o las herramientas que se usan. Para realizar esta búsqueda de dominios y clasificación, el personal del proyecto se dividió en tres equipos coincidiendo con los tres idiomas: desde la Universidad de Cádiz se trabajó el inglés, el equipo de Manuela Álvarez el francés y el de Carmen Balbuena el alemán.

A partir del análisis textos como boletines oficiales como el de la Organización Internacional de la Viña y el Vino y demás documentos oficiales, el equipo investigador de WeinApp identificó los dominios y comenzaron a clasificar términos para, finalmente, conseguir el glosario del lenguaje del vino, formado por centenares de fichas en las que se trata cada término de manera multilingüe, en inglés, francés, alemán y español. Esta base de datos terminológica está siendo volcada a una aplicación móvil para que, cualquier persona, pueda llevar en su bolsillo el lenguaje del vino, esté en el país que esté.

El área de la comercialización vitivinícola tiene mucho de trato personal, por lo que la posibilidad de comunicarse con el importador en su lengua materna aumenta la calidad de la transacción, además de ahorrar costes de interpretación y afianzar mucho más las relaciones. A pesar del avance de la tecnología, la comunicación personal sigue siendo una de las mejores herramientas para el comercio. Lo mismo ocurre con una cata dirigida, siempre será mejor poder explicar los caldos con los términos adecuados en el idioma de quien está catando los vinos que tener que usar un sistema de interpretación vía pinganillo.

Este proyecto, que beneficia al sector vitivinícola y las administraciones públicas, ha tenido muy buena acogida entre los consejos reguladores de las denominaciones de origen Montilla Moriles y Jerez. En el caso de la denominación cordobesa, el equipo del proyecto ha hecho traducciones para sus cursos de cata y formación de vitivinicultores.

De los tres años de trabajo de este proyecto han resultado también tres tesis, decenas de publicaciones a nivel internacional y la participación continuada del equipo investigador en diversos congresos científicos, abriendo las puertas a la continuidad del estudio del lenguaje del vino en diferentes idiomas.

WeinApp, liderado por la Universidad de Córdoba y financiado con fondos Feder por el Programa de I+D+i orientada a retos para la Sociedad 2016 del Ministerio de Economía y Competitividad, se convierta en una herramienta indispensable para el mundo del vino y su crecimiento.

 

CADO, la Conferencia Andaluza de Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP), renueva sus cargos directivos en la Asamblea celebrada en Estepa, a la que asiste la Consejera de Agricultura.

 

Los Presidentes, Directores y Secretarios Generales de 21 consejos reguladores, representantes a su vez de 28 denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas de Andalucía, celebraron en el día de ayer su Asamblea General en la localidad sevillana de Estepa. A lo largo de la misma se produjo la renovación de cargos de la CADO, cuya presidencia ha recaído en el Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen “Jerez”, “Manzanilla” y “Vinagre de Jerez”.
 
El Presidente saliente, Don Moisés Caballero, Secretario General de la DOP “Estepa”, realizó un repaso de las cuestiones que han ocupado la actividad de la CADO en los últimos meses y presentó un informe que pone de manifiesto la enorme importancia que los productos adscritos a las diferentes figuras de calidad diferenciada tienen en la agroindustria andaluza. Andalucía es actualmente la comunidad autónoma española que lidera los sellos de calidad en España, pues del total de 192 DOP o IGP´s españolas registradas en la Unión Europea, Andalucía cuenta con 33, lo que supone un 17% del total. Las casi 500.000 hectáreas de tierras adscritas a alguna de nuestras DOP o IGP´s suponen igualmente casi el 16% del total de la superficie agraria cultivada en nuestra comunidad autónoma. Finalmente, otro dato que pone de manifiesto la importancia de la calidad diferenciada en el sector agropecuario andaluz es el número de agricultores y ganaderos inscritos en los correspondientes consejos reguladores, algo más de 85.000, lo que supone aproximadamente el 35% de las explotaciones agrícolas andaluzas.
 
Pero más allá de los datos cuantitativos, las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas que se han dado cita en Estepa, agrupadas en la CADO, representan sin duda a lo mejor de la calidad agroalimentaria andaluza. Y este es el mensaje que se le ha trasladado a la Consejera por parte de los consejos reguladores andaluces, junto con una serie de peticiones concretas para un mejor funcionamiento de las figuras de calidad: concretamente, el nuevo Presidente de la CADO, el Director General de la DOP Jerez, César Saldaña, solicitó a la Consejera una mejora en la interlocución con la Administración, una mayor agilidad en la concesión de ayudas para la promoción, la intensificación de la lucha contra el fraude asociado al origen y una mayor presencia de los productos con DOP e IGP en las actividades de la Junta de Andalucía.  
 
La Consejera de Agricultura, por su parte, se comprometió a trabajar codo con codo con los consejos reguladores andaluces para simplificar en la medida lo posible los actuales procesos administrativos de concesión de ayudas, así como a primar a la calidad diferenciada representada por las DOP e IGP´s andaluzas en un marco presupuestario que contará con más fondos para la promoción nacional e internacional de los productos agroalimentarios de nuestra comunidad autónoma.
 
La nueva Junta Directiva de la CADO, presidida por Don César Saldaña, se reunirá en breve con el Secretario General de la Consejería, Don Vicente Pérez, quien también asistió a la Asamblea, para poner en marcha esta interlocución renovada entre los consejos reguladores y la Consejería de Agricultura, y avanzar así en las distintas cuestiones planteadas durante la Asamblea.

Durante el encuentro, que se celebrará el 6 de junio en La Grajera, se expondrán los resultados del proyecto Wetwine en el que participan doce regiones europeas, entre ellas La Rioja

La jornada "Sistemas innovadores en la gestión y valorización de subproductos vitivinícolas" se celebrará el próximo jueves 6 de junio en la Bodega Institucional de La Grajera con el objetivo de dar a conocer los resultados del proyecto europeo Wetwine, en el que participan doce regiones vitícolas de tres países (España, Portugal y Francia), entre ellas La Rioja.

La gestión de los residuos generados por la industria vitivinícola supone un importante impacto económico para las bodegas y destilerías, así como un problema medioambiental. Por ello, en este proyecto se han estudiado alternativas para una gestión más eficiente de los procesos de elaboración y la revalorización de los subproductos vitivinícolas.

Programa

09.30 h Recepción de asistentes

10.00 h Presentación del Proyecto Wetwine

Diego López (Proyecto Wetwine)

10.30 h Sistemas de depuración de efluentes en bodegas: aireación prolongada

Javier Gómez Garrido (Faber 1900)

11.15 h Pausa–café

11.45 h Tendencias tecnológicas en la depuración de efluentes en bodegas. Proyecto LIFE Multi-AD 4 AgroSMEs

Luis Carlos Martínez Fraile (Director técnico de AEMA)

12.30 h Visita a la depuradora de la Bodega de La Grajera

13.30 h Fin de jornada

La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR) ha finalizado el proyecto “Atención a Mujeres Rurales con necesidades educativas o de inserción laboral”, un proyecto de ámbito nacional dirigido a favorecer la empleabilidad de las mujeres rurales, su incorporación al mundo laboral y la conciliación de la vida personal, laboral y familiar a través del autoempleo.

El proyecto se ha llevado a cabo, explica la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, mediante tres actuaciones fundamentales: la impartición de diez cursos online de carácter gratuito, un Servicio de Orientación Laboral y Asesoramiento Personalizado y la información ofrecida a través de la web “Rincón de la Emprendedora”.

Las diez actuaciones formativas se han impartido desde la plataforma www.plazasenred.com y han contado con la participación de 312 mujeres de 27 provincias españolas.

De este modo, se ha cumplido uno de los objetivos marcado por AMFAR en este proyecto “ofrecer las mismas oportunidades formativas a las mujeres rurales de todo el territorio español, llegando a todos los rincones de nuestra geografía y ofreciendo la posibilidad de formarse a la vez que conciliar la vida personal y familiar”, señala Merino.

Los cursos han abordado las siguientes temáticas: Comercio Electrónico, Prevención de Riesgos Laborales, Agricultura Ecológica, Ofimática, Fotografía Digital, Monitor-Guía de la Naturaleza, Diseño de Páginas Web, Restauración de Muebles Antiguos e Instrumentos de Labranza, Igualdad de Oportunidades y Gestión Integral del Turismo Rural, siendo éste último el más demandado por las usuarias, con 75 solicitudes de inscripción.

La formación, recalca Merino, “es el primer paso al emprendimiento femenino, que se perfila como una de las soluciones para frenar la despoblación que afecta al ámbito rural”.

En esta misma línea, el proyecto ha ofrecido un Servicio de Orientación Laboral y Asesoramiento Personalizado que ha atendido gratuitamente a mujeres interesadas en emprender negocios en el ámbito rural.

Además, ha contado con el apoyo de una página web, “Rincón de la Emprendedora”, una herramienta online gratuita que ofrece distintas secciones de interés como entrevistas a mujeres emprendedoras, legislación laboral, información sobre ayudas o normativa a través de la dirección http://rinconemprendedora.mujerrural.com/
 
AMFAR ha desarrollado este proyecto apostando por la incorporación de las mujeres rurales al mundo laboral y facilitar la corresponsabilidad y la conciliación de su vida personal, laboral y familiar a través del asesoramiento o la cualificación, teniendo en cuenta que algunas de ellas empiezan de cero, y que otras deciden continuar con un legado familiar.
 
Este proyecto ha contado con la financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Página 1 de 4

Vino de Montilla Moriles
Apd. Postal nº 66 14900 Lucena (Córdoba - España)

E-mail: comunicacion@vinodemontillamoriles.com

Tel: +34 902 18 11 22
Móviles: 676 93 95 14 - 659 21 81 09

@MorilesMontilla

Aviso Legal Y Política de Privacidad

© Vino y Vinagre de Montilla Moriles